traslados aeropuerto granada

Traslados aeropuerto Granada

Granada es uno de los destinos turísticos de España por excelencia. Una de las ciudades más importantes y representativas de Andalucía, Granada cuenta con atractivos mayúsculos, una gastronomía de primer nivel y opciones para todo el año.

Visitando Granada

La principal vía de acceso es a través del Aeropuerto Federico García Lorca Granada-Jaén (nombrado en honor al poeta, cuya historia guarda una especial relación con la ciudad). El aeropuerto se ubica a 17 kilómetros de la ciudad, y tiene conexión con las principales ciudades españolas y Londres. Los traslados entre aeropuerto y ciudad suelen ser veloces, dado que Granada no cuenta con la ‘estacionalidad turística’ – propia de los destinos de playa – que suele complicar el tránsito en otras locaciones.

Granada ofrece distintos atractivos a lo largo de la año. En invierno, es un importante centro de esquí, dada la cercanía de la Sierra Nevada – donde se ubica el centro de esquí más meridional de la península. El resto del año, Granada es una invitación a la buena vida, las caminatas por callejuelas angostas, la contemplación de los distintos cascos históricos y los mejores espectáculos musicales.

autobus o taxi desde el aeropuerto de granada

Granada es una visita obligatoria para los que piensan en el sur de España. La única presencia de La Alhambra alcanza para justificar el viaje, pero por suerte, las cosas no acaban allí. Granada es una ciudad distinta, cuyo casco histórico se encarama sobre las colinas que dominan la geografía. Es imposible no sentir cierto halo de misticismo, de magia al recorrer el entramado de callejuelas, pasajes y recodos de la ciudad. De la misma manera, es difícil no sentirse emocionado por la fuerza del flamenco, que despliega en Granada todas sus raíces gitanas, sus influencias clásicas y una pasión que se enciende noche tras noche en el barrio del Sacromonte. La ciudad sin dudas emana cierto surrealismo, otorgado por las distintas comunidades que no sólo la habitan, sino caracterizan.

En contadas palabras, Granada es una ciudad extraña, capaz de generar recuerdos imborrables. Enclavada entre montañas, tapizada de bares, con pulso propio y gastronomía para envidiar, la ciudad se siente como un respiro de aire fresco. Trasladarse a Granada es como trasladarse en el tiempo, hacia un lugar donde lo que se considera importante no ha cambiado: buena comida, buena bebida, buena música, risas, caminatas y visitas. ¿Hace falta algo más para unas buenas vacaciones?