Traslados aeropuerto El Hierro

Traslados aeropuerto El Hierro
El Hierro es la isla más occidental y meridional de las que componen el archipiélago Canario. Sin duda alguna, El Hierro es uno de los destinos más extremos, salvajes y crudos que ofrece España.

Trasladándose a El Hierro

El Hierro es un destino atípico; a la isla no se puede acceder directamente desde el continente, sino que hay que trasladarse haciendo escala en La Palma, Tenerife o Gran Canaria. Una vez allí, la distancia se salva en ferry o avión. El aeropuerto de El Hierro es adecuado para las necesidades de su población y economía.

Afortunadamente, la isla cuenta con una pequeña red de carreteras, y los traslados entre el aeropuerto y los puntos principales del territorio se pueden salvar en coche fácilmente.

Una visita a El Hierro, si bien marcada por la presencia imponente de su entorno natural, no se limita a paisajes. El Hierro es una oportunidad de ver experimentos a gran escala en sustentabilidad, tanto energética como económica. La mayoría de las producciones son artesanales, y el estilo de vida ha cambiado poco en las últimas décadas. En cierta medida, viajar a El Hierro es como viajar en el tiempo, con la diferencia que se puede contar con una serie de comodidades modernas, y al mismo tiempo experimentar lo mejor de las costumbres, comidas y usos de antaño.

Donde la naturaleza manda

El Hierro es diferente al resto de las islas Canarias. Para empezar, cuenta con una población mínima, apenas por encima de los 10,000 habitantes – lejos de los cientos de miles que habitan Tenerife o Gran Canaria. Declarada como ‘geoparque’ por la UNESCO, la isla cuenta con la peculiaridad de ser la primer isla del mundo en abastecerse completamente de energías renovables (gracias a la recientemente inaugurada Central hidroeólica de Gorona del Viento).

autobus o taxi desde el aeropuerto de el hierro

Más de la mitad de la población de la isla se concentra en Valverde, la capital. El pequeño pueblo, enmarcado por colinas verdes y salpicado de casas blancas, es pintoresco y prolijo. La estrella patrimonial es la Iglesia Matriz de Nuestra Señora de la Concepción, cuya construcción se remonta al final del siglo XVIII. Sin embargo, quien busque un viaje de placeres arquitectónicos deberá elegir otro destino: en la isla de El Hierro, la naturaleza es protagonista absoluta.

En sintonía con las demás islas del archipiélago, el origen de El Hierro es volcánico. La isla en sí es un desfiladero de volcanes, formaciones rocosas, tubos de lava y campos volcánicos jóvenes. En términos geológicos, es un paraíso que sorprende en cada recodo. La isla también destaca por la diversidad de su fauna y flora, siendo hogar de varias especies endémicas como el Lagarto gigante de El Hierro – símbolo de la isla junto a la sabina, conífera típica de las Canarias. Algunos de los paisajes más buscados por los visitantes son el Valle del Golfo, la Playa del Verodal y el Roque de Bonanza.

Aguas milagrosas

La isla es hogar del ‘Pozo de la Salud’, una fuente de aguas minerales-medicinales descubierta a principios del siglo XVIII y actualmente gestionado por el Hotel-Balneario Pozo de la Salud, bajo la órbita de las autoridades locales. Las aguas del pozo comenzaron a tomar relevancia internacional en las primeras décadas del siglo XIX, y ya en el siglo XX, su popularidad convirtió a El Hierro en un destino exótico y codiciado entre artistas y músicos. En la actualidad, el hotel a cargo del pozo sigue siendo un destino premium.

privados taxi desde el aeropuerto de el hierro

El Hierro no es un destino turístico masivo – y tampoco tiene la intención de transformarse en uno. Los turistas suelen llegar a El Hierro en busca de estancias tranquilas, reposadas y alejadas de las distracciones modernas. La isla ofrece buenas opciones para los amantes de la fotografía, el senderismo, el avistamiento de aves o, simplemente, la contemplación de los escenarios naturales que le dan carácter.

La cocina herreña es sencilla, y refleja el estilo de vida de la mayoría de sus habitantes. La gastronomía se nutre de pescados y otros productos del mar, carne de conejo y cabrito, frutas y verduras de las producciones locales. En la isla también se produce vino – la mayoría, a ‘la vieja usanza’, con prensas antiguas – resultando en variedades de alta graduación y perfiles inolvidables y característicos. El postre típico de la ciudad son las quesadillas, hechas a partir de quesos elaborados en la central quesera de la isla.