bilbao-Airport-Transfers
Traslados aeropuerto Bilbao

Aterrizando en la ciudad

El aeropuerto se encuentra a 12 kilómetros de la ciudad. Es un aeropuerto muy transitado: en 2014, registró más de 4 millones de viajeros. Los traslados del aeropuerto a la ciudad se realizan a través de autovía (se especula que el metro llegue en 2016), y el traslado suele ser rápido – entre 10 y 20 minutos. La baja densidad poblacional de la zona (en comparación con otras regiones de España) y la excelente infraestructura generan el marco ideal para realizar traslados y transfers veloces y eficientes.

Bilbao es, en muchos sentidos, un destino diferente dentro de España. El clima tiene mucho que ver con esto; a diferencia de otras regiones del país, Bilbao cuenta con un clima húmedo, donde se pueden diferenciar claramente las cuatro estaciones del año. Al mismo tiempo, Bilbao representa la oportunidad de entrar en contacto con una de las culturas más antiguas del continente, la vasca. Fiestas como la Semana Grande – celebrada en Agosto – brindan la oportunidad de ver a la sociedad bilbaína en todo su esplendor.

La oferta cultural, por supuesto, no se limita a las fiestas. Bilbao es cuna de museos, teatros, festivales de música y demás eventos culturales. El estandarte deportivo de la ciudad es el Athletic de Bilbao, cuyo estadio – el San Mamés – es famoso por el calor que brinda la afición.

El siglo XX ha sido un período dificultoso para Bilbao, pero en las últimas dos décadas el panorama futuro se ha develado como prometedor. La ciudad se encuentra en un ciclo histórico nuevo, buscando convertirse en una ciudad cultural, en claro contraste con su pasado industrial. Algo es seguro: los millones de visitantes que visitan año tras año ciertamente son un signo esperanzador para el futuro de Bilbao.

autobus o taxi desde el aeropuerto de bilbao

Ubicada entre el piedemonte vasco y el océano Atlántico, Bilbao es la ciudad más poblada del País Vasco. Epicentro de una de las culturas más antiguas del continente, la ciudad es también uno de los núcleos económicos de la región.

Históricamente un puerto de importancia, Bilbao se convirtió en un centro industrial en el siglo XIX, especializándose en la industria siderúrgica, naviera y portuaria, así como servicios financieros. Desde la recuperación democrática – en el último cuarto del siglo XX – Bilbao sufrió una importante transformación, creciendo exponencialmente los sectores de servicios e industrias culturales. El máximo exponente de esta transformación es, quizás, el Museo Guggenheim de arte contemporáneo, una de las obras máximas del arquitecto canadiense Frank Gehry. Otras muestras de esta transformación son el puente Zubizuri y el Palacio Euskalduna de Congresos y de Música.